¿Cómo mejorar los hábitos en la alimentación?

Cuando se trata de alimentación, todos tenemos hábitos muy arraigados. Algunos son buenos como tomar el desayuno todas las mañanas y otros no tan buenos como por ejemplo, picotear entre comidas.

A pesar de que muchos hábitos de alimentación los adquirimos desde la niñez, no significa que sea demasiado tarde para cambiarlos. 

Soy Cami Chillik, licencia en nutrición (MN 8772), y hoy quiero que charlemos de un tema que es clave para tener una vida en equilibrio. 

Los cambios repentinos y radicales en los hábitos de alimentación son muy difíciles de sostener en el tiempo por eso, cada cambio de hábito que hagas debe ser realizado consciente y paulatinamente para ser duradero.

Para poder acompañarte en este proceso de cambios, te vamos a dejar 7 tips claves para que comiences a cambiar hoy.

7 tips claves para cambiar hábitos

1. Hacé las cuatro comidas principales.

Es fundamental que desayunes, almuerces, meriendes y cenes y que hagas estas comidas de manera completa. Hacerlas te permite distribuir adecuadamente el requerimiento calórico a lo largo del día, vas a picotear menos y vas a llegar con menos hambre a cada comida principal.

2. Incluí verduras de todos los colores en el almuerzo y la cena.

Es importante variarlas ya que cada color te aporta una vitamina y un mineral diferente.

La fibra alimentaria te garantiza saciarte en cada comida y picotear menos entre comidas ya que no vas a tener hambre. Además la misma te ayuda a regular el tránsito intestinal. Pueden ser crudas, cocidas, frías o calientes.

3. Consumí frutas a diario.

Al igual que los vegetales, las mismas te aportan vitaminas y minerales y una gran cantidad de fibra alimentaria, brindándote saciedad.

Podés consumir la fruta sola o como ensalada de fruta. Lo importante es que controles la porción total de la fruta. Si preferís consumir la fruta como un juego, tené en cuenta que al exprimirla perdés la fibra y no te va a brindar mucha saciedad.

4. Suma movimiento.

Todo lo que realices siempre suma!

Implementá la actividad física no programada: utilizar las escaleras, caminar más y usar menos transporte. Podés bajarte la aplicación cuenta pasos para saber cuántos pasos diarios estás haciendo.

La recomendación es hacer 10.000 pasos diarios. ¿Te animás a contarlos? Fijate que hay algunas herramientas del celular que te pueden ayudar a contar. 

5. No te olvides de tomar agua.

Te sugerimos que andes con la botellita recargable en la mano constantemente. De esta manera no vas a olvidarte! Recordá que cuando sentís sed ya estás deshidratado

6. Dormi 8 hs diaria.

Cuando dormimos mal y al día siguiente estamos cansados es probable que tomemos peores decisiones, que tengamos peor humor, que picotiemos más y que tengamos más hambre. 

7. Tomate un momento del día para realizar una actividad que te haga sentir bien.

Este ítem es fundamental ya que realizar una actividad placentera nos baja el nivel de ansiedad,

 

¡A ponerlos en práctica ahora más que nunca!

Espero que les sirva,

Cami 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *